Lo impactante es que el profesor está detrás de ella y le pega con un pequeño palo en la espalda para que no pierda su postura.

Además, la pequeña sostiene en su mano derecha una especie de ladrillo color rosado que le genera cierto dolor.

El cuerpo de la menor tambalea por la difícil posición y, en más de una ocasión, se lleva su mano a sus ojos para limpiarse las lágrimas.

Cabe mencionar que se desconoce el lugar de los hechos y la identidad de la niña.

El video fue compartido en Instagram y generó un debate sobre si estas prácticas son razonables y exigen esta disciplina o se trata de un caso de abuso infantil.