En las imágenes se ve al sacerdote sentado en medio de un canto, mientras el canino intenta morderle la túnica.

A pesar de que es un incómodo momento, el religioso se lo toma de buena manera y acaricia al animal para que se calme.

Sin embargo, no lo logra y el perro se acuesta boca arriba, muerde el vestuario y lo jala en varias ocasiones.

Al final, las travesuras del canino molestan al cura, que regaña al animal y se le ve notablemente molesto.

El video se volvió viral y dejó cientos de comentarios en los que algunos  internautas destacaron la buena reacción del religioso e hicieron bromas.

“No voy a misa, pero ese sacerdote me llenó de alegría”, “algunos sacerdotes son un verdadero amor y este no es la excepción”, “como cuando llevas a tus niños a la iglesia y son tremendos”, fueron algunos comentarios que se leen en la publicación.