La carta de un padre a su hijo se hizo viral por lo emotivo de las palabras del hombre y por el inmenso amor incondicional que le mostró con sus líneas, que por el estilo de lenguaje y otros detalles hace presumir que se trata de una familia colombiana.

“Todo bien, Carlos. Me contó su mamá que perdió el trabajo”, comienza escribiendo el padre de familia, y luego le explica que a él también le sucedió el drama de perder empleos cuando sentía que “mejor lo estaba haciendo”.

El padre le envía un mensaje de positivismo y paciencia, en caso de que el proceso de hallar un nuevo empleo demore más de la cuenta: “Como podría llegar otra oportunidad mañana, podría pasar un año”, señala el amoroso papá quien, a pesar de que no tutea a su hijo, le habla en términos de amor y protección incondicional.

Uno de los apartes del mensaje que más llegan al corazón es cuando le dice: “Ahora que tiene tiempo, puede venir a tomar café cuando quiera y me invita a tomar en su casa y yo llevo pan”.

Finalmente, se despide, no sin antes recordarle que él estará para su hijo Carlos hasta el final de sus días.

Las reacciones también fueron emotivas

Usuarios de Twitter le dijeron a Carlos, el hijo que publicó la carta en su cuenta, que era muy afortunado en tener un padre así de comprensivo y amoroso: “Lo felicito por ese papá tan incondicional que usted tiene”, escribió Víctor Alonso Sanjuan.

Otro tuitero, Santiago Arbeláez, no dejó pasar el hecho de que el padre se dirige a su hijo de “usted”, pero destaca el amor que hay en sus palabras de aliento a lo que otras usuaria (Betty FF) añade que no es que el padre sea tosco por hablar de “usted”, sino que “se muestra duro por fuera pero tiene un corazón que se derrite con facilidad”.

Distintos cibernautas declararon que se les hizo un nudo en la garganta al leer las líneas.

Y hubo un tuitero, Ferxo, que se percató de que probablemente padre e hijo son colombianos y dijo que él vive fuera del país, pero que cuando estaba aquí les llevaba pan a sus hijas, quienes ahora de expatriadas extrañan ese tipo de gestos y probablemente el típico sabor del pan caliente colombiano.

En general, los mensajes fueron muy positivos, de apoyo y de reconocimiento a la labor que el padre de Carlos probablemente hizo con en la crianza de su hijo.

Este es el trino: