Un video que circula en redes muestra que si bien un empleado del circo corrió y pateó 2 veces al oso, este siguió atacando a su domador, de quien no trascendió la identidad.

En las imágenes también se alcanzan a escuchar los gritos de horror de las personas que asistieron a la función. Algunas de ellas iban con niños y huyeron al ver al descontrolado oso, ya que no había una barrera de protección entre el escenario y el público.

Daily Mail informó que los trabajadores del circo tuvieron que darle descargas eléctricas al oso, de unos 136 kilos de peso, para evitar que continuara el ataque.

“Todavía me tiemblan las rodillas”, manifestó Galina Gurieva, testigo de lo sucedido, según el diario británico.

“Al principio, durante unos segundos, todos pensamos que se trataba de un guión, pero cuando el asistente comenzó a patear al oso, el pánico empezó”, contó un visitante del circo, de acuerdo con el mismo medio.

Sobre el domador, Actualidad RT indicó que este “habría resultado herido, pero su vida no corre peligro”.

Las autoridades rusas ya están investigando lo ocurrido, concluyó el rotativo inglés.