“Te dejo a Simón, es mi perro [y] no quiero que mi papá le pegue. Llora mucho porque no hay comida. Te dejo mis ahorros para sus tortillas”, decía la carta, según una foto que publicó en Facebook el Albergue Pergatuzoo.

“No le peguen, porque mi papá le pega mucho; Simón come mucho”, continuaba la misiva, en la que el niño también mostró interés en volver por el can:

“No se lo lleven. Cuando crezca, vengo por él”.

En esa publicación, una representante del albergue aseguró que no pondrá en adopción a Simón y que ella se encargará de todo lo que él necesite. Asimismo, señaló que divulgaba la historia para contactar al niño y hablar con él.

Esta historia es muy similar a la que se conoció a mediados de febrero pasado: un menor de 12 años dio en adopción a su perro para evitar que su papá lo maltratara. Él también dejó una carta para explicar por qué lo regalaba.

A continuación, el ‘post’ del albergue en Ciudad de México: