Justo cuando sus papás se dieron un beso, Hasting, de 23 años, arrugó la cara y sacó la lengua en señal de repulsión, así como lo haría cualquier niño pequeño al ver a sus padres besándose.

Ese video se viralizó gracias un internauta que lo publicó en Twitter. “Esto es genial. Claramente, Adam Hasting no es fanático de sus padres y sus muestras públicas de afecto”, comentó el tuitero.

En una breve entrevista con BBC Sport Scotland, citada por Unilad, el jugador confirmó que reaccionó con asco al ver el beso de sus papás:

“Sí, los vi en la ‘kiss cam’. Esperemos que sea lo último de eso”.

A pesar lo anterior, Adam les agradeció a sus padres por ir a apoyarlo al partido y hasta identificó a su mamá como su “fan número uno”.

Estas son las imágenes de su reacción: