En la grabación se observa cómo el menor salta con gran habilidad e ingresa al bote de basura.

Luego de unos minutos, se ve a un oficial de policía caminando y mirando a todos lados para ver si localiza al pequeño prófugo.

De acuerdo con la descripción del video, el joven pasó alrededor de 30 minutos dentro del contenedor, que estaba lleno de pañales para bebés y desechos de gatos. 

“No sé cómo pasó todo ese tiempo ahí. Literalmente, olía a orina de gato y caca de bebé”, comentó Pierce al Daily Mail.

Finalmente, el menor sale del bote y huye del lugar corriendo, sin que nadie lo note. 

De acuerdo con el mismo medio, no se sabe por qué la policía estaba buscando al niño y si fue capturado por las autoridades.