Cuando la pitón comienza a deslizarse, el pequeño la toma de la cabeza y la acomoda para poder sentarse como en un sofá.

Sin embargo, el reptil no le hace caso y sigue deslizándose alrededor de la casa, mientras el niño sigue tomándola de la cabeza tratando de acomodarla, pero no puede por lo pesado del animal.  

 La persona que graba el video nunca interviene y parece estar tranquila con dejar que el pequeño juegue con la serpiente.

Según el Daily Mail, las pitones se encuentran comúnmente en Indonesia y en todo el sudeste asiático.

En los 2 últimos años, estos animales han matado a dos personas adultas en Indonesia. Un granjero de 25 años fue encontrado en el vientre de una pitón de 7 metros en 2017, y una mujer fue tragada por este peligroso reptil el año pasado, rescató el medio británico.