El hombre envolvió el PlayStation en dos bolsas y luego bajó al primer piso de su casa para hacerle saber al menor lo que pasaría. Justo en ese momento, el niño empezó a llorar.

Tras salir a la calle, Tre le dio un palo a su hijo para que destrozara la consola. “¡Golpéala, golpéala fuerte”, decía el hombre mientras el menor seguía llorando.

Al ver que el PlayStation no se destruía, Tre intentó romperlo con una roca. Al final, le pasó su carro por encima para destrozarlo por completo.

El video, que al parecer se registró en Estados Unidos, tiene miles de reproducciones y cientos de comentarios de usuarios que si bien lamentan el destino de la consola, también aseguraran que se trató de un castigo “ejemplar”.

Estas son las imágenes: