Enojada, la mujer manifestó al diario El Mercurio que no entiende cómo se filtraron esas imágenes de su vida privada:

“Las cámaras son pagadas por la municipalidad para brindar seguridad. Pero en las imágenes no estoy haciendo nada malo, ni robando ni cometiendo algo que infrinja la ley”.

De acuerdo con el medio, esas fotos provocaron una “crisis familiar”, pues el esposo le pidió el divorcio a la mujer y sus hijos reprobaron su conducta.

José Aguirre, abogado de la afectada, indicó al medio que tomará acciones legales contra la municipalidad y contra el operario que tomó las fotos tras causarle un “daño moral” a su defendida.

“La regulación de las cámaras de seguridad de los municipios es exigua, pero hay tratados internacionales firmados por Chile que reguardan la privacidad e intimidad”, añadió el abogado.

Aunque Ahora Noticias señaló que echaron al operario que filtró las imágenes, el medio no identificó a esa persona y tampoco reveló el motivo por el que lo hizo.

En ese informe (que puedes ver a continuación), el noticiero también mostró las imágenes que le llegaron al esposo de la mujer.