La menor rusa fue identificada como Varya por el canal informativo Ren-TV, el cual entrevistó a la mamá. Olga, la cual confirmó que el sujeto persiguió a su hija por varias cuadras, desde que salió del colegio.

Afortunadamente, la niña tuvo la perspicacia para darse cuenta de que el hombre la estaba siguiendo y lo comprobó cuando entró a una tienda para ver qué hacía el sujeto, cómo se ve en el video que muestra la situación y que se viralizó en redes sociales.

“Pero no se le ocurrió pedir un teléfono al cajero y siguió caminando a casa esperando dejar al extraño afuera del edificio”, explicó Olga al mismo medio.

Sin embargo, el sujeto, que luego fue identificado por vecinos de la zona como un paciente de un centro psiquiátrico, también entró al edificio donde vivía la menor, por lo que ella tuvo que hacer un rápido e inteligente movimiento para engañarlo, en una de las esquinas para llegar al ascensor.

La rusa pudo salir del edificio y, afortunadamente, se encontró con su papá, que trabaja cerca, cuando el enfermo mental se había dado cuenta de que se le había escapado.

La mamá de la niña de 9 años agregó a Ren-TV que en el momento justo que se cruzaron con el acosador, se asustó y no le contó de inmediato lo que había pasado.

Por último, los padres de la pequeña compartieron el video de la persecución en redes e hicieron una declaración a la policía, pero no se abrió un caso penal porque no se cometió ningún delito, detalla el canal ruso.