Ella llamó a la policía en la noche de este sábado y, con voz angustiada, les dijo a los oficiales que alguien la quería violar. La mujer les suplicó que fueran a buscarla, gritó de manera desesperada y colgó sin dar su dirección exacta, informó Shanghaiist.

De inmediato, las autoridades desplegaron un operativo para hallar a la mujer, supuestamente en peligro. Los policías tuvieron que buscarla casa por casa en la zona residencial que ella había mencionado, indicó el portal.

Después de varios minutos, la mujer llamó de nuevo a la policía y confesó que todo había sido mentira. Temiendo que ella hubiera sido obligada a decir eso, los oficiales localizaron el lugar desde donde llamaba y llegaron a su casa. En ese momento, ella confesó que solo quería saber cuánto demorarían en llegar, agregó el medio.

La policía aseguró a Shanghaiist que la ‘bromista’ fue castigada “de acuerdo con la ley”; sin embargo, no especificó cómo.