Con un revólver calibre 38, la mujer le disparó a lo que ella creyó que era un intruso y segundos después se dio cuenta de que se trataba de su hija, que estaba recién llegada de la universidad, informó 21 News.

El novio de Hannah presenció lo ocurrido y fue él quien llamó a emergencias a pedir ayuda, pues su suegra estaba en ‘shock’. El joven le contó lo ocurrido a la persona que lo atendió y manifestó que su pareja tenía un sangrado que lucía “bastante mal”, señaló el portal.

Hanna fue trasladada de inmediato a un hospital, a donde llegó con una herida en la parte superior del brazo derecho. Poco tiempo después, le dieron el alta médica, y ahora ella se encuentra recuperándose en casa, agregó el mismo medio.

En entrevista con 21 News, el jefe de policía de Girard, John Norman, manifestó que siempre será buena idea anunciarse en casa ajena cuando se sepa que el dueño de la vivienda tiene un arma para protegerse.