Aunque en ese momento, no le prestó mayor atención, poco después la mujer sintió que su dedo le palpitaba rápidamente y comenzó a enfermar, a tal punto que ni siquiera pudo dormir, informó WBIR-TV, afiliado a NBC.

Al día siguiente, la mujer no solo tenía su pulgar hinchado, sino también su brazo derecho, así que se dirigió a un hospital. Allí la diagnosticaron con fascitis necrosante (también llamada bacteria carnívora), una infección bacteriana que “se puede contraer a través de un corte abierto o una herida”, explicó Fox News.

Antes de ser intervenida, Udit Chaudhuri, el médico internista a cargo del caso, le explicó a la hija de Jayne que su madre podría perder el brazo derecho e, incluso, morir debido a esa infección. El especialista le comentó que el hecho de que la mujer fuera diabética la hacía muy susceptible a esa bacteria, señalaron ambos medios.

Frente a ese diagnóstico, los médicos tuvieron que hacerle “múltiples cirugías” a Jayne para detener la bacteria carnívora. Después de varios meses de recuperación, ella hasta ahora está recuperando la sensación en su mano, señaló WBIR-TV.

El salón de belleza donde la estadounidense contrajo la infección se pronunció ante lo sucedido. Desde allí indicaron que entidades sanitarias hicieron una inspección del lugar luego de esa queja y que no se evidenció ningún problema. El Departamento de Comercio y Seguros de Tennessee, entidad encargada de esa revisión, le confirmó lo anterior al canal de televisión.