El tribunal de la Corona la condenó a una “sentencia suspedida” de 20 meses por robar a su abuela y usar el dinero para pagar sus vacaciones, hoteles 5 estrellas, ropa de diseñador, entre muchos lujos más, pero no irá a la cárcel por ser la única cuidadora de su hijo pequeño, publica el diario BBC.

Según los testimonios escuchados en la corte, Emily quedó desempleada en el año 2017 y por ello, su mamá le compró una casa en Naseby, en el condado de Northamptonshire, para que viviera sin problemas con su nieto, señala el mismo medio.

Sin embargo, en enero de 2018 le pidieron que ayudara a cuidar a su abuela materna, que tenía 90 años y demancia en etapa tardía, indica el rotativo inglés.

En abril de ese año, Emily Evans-Schreibe se aprovechó de la demencia de su ‘nana’ y empezó a realizar transacciones con grandes cantidades a su cuenta, que para el momento solo tenía 40 libras. En total fueron 42 transacciones y 230.251 libras las que robó durante 9 meses, hasta diciembre, detalla BBC.

Cuando empezó a tener una vida llena de lujos, fue su propia mamá la que desconfió de la diseñadora, pues no tenía un empleo. Por eso contactó al banco y luego avisó a las autoridades, añade ese diario.

La policía obtuvo los extractos bancarios, los cuales fueron marcados como “facturas”, “cuidados” y “ahorros”. A pesar de que admitió su culpabilidad, la mujer de 38 años se defendió y dijo que había dejado suficiente dinero para el cuidado de su abuela, quien murió en el 2018, finaliza la BBC.

Publicado por Emily Evans-Schreiber en Martes, 3 de julio de 2018

Publicado por Emily Evans-Schreiber en Martes, 29 de mayo de 2018

Publicado por Emily Evans-Schreiber en Jueves, 5 de diciembre de 2019