“Pensé en todos los demás hombres que estaban alrededor y detrás de nosotros que no pudieron evitar ver sus espaldas”, escribió la madre de 4 hijos en una carta que fue publicada por The Observer, el periódico estudiantil de Notre Dame.

White aseguró que mientras estaba en la misa fue inevitable ver “esos traseros extremadamente desnudos”, y que fue muy incómodo estar con sus hijos en ese momento.

En su carta, titulada ‘El problema de los Leggings’, pidió a las universitarias que usen jeans, y propuso iniciar una campaña para que los populares leggins pasen de moda.

“No vamos desnudos porque respetamos a las otras personas que deben vernos. Estoy preocupada por los tipos desagradables que nos miran de forma escalofriante y los que hacen todo lo posible para mirarnos”, comentó White en su escrito.

Por último, la madre argumentó que la representación de las mujeres en películas y videos musicales dificulta a las madres católicas “enseñar sus hijos que las mujeres son las hijas de alguien y deben ser tratadas con respeto”.

Sin embargo, su petición no cayó bien entre los estudiantes de la universidad, quienes organizaron un “Leggings Pride Day” para protestar contra las ideas conservadoras de White, informó The Washington Post.