Los papás de la víctima, originarios de Polonia y residentes en Suecia, eligieron justamente a Chipre como el lugar donde le darían el último adiós a Dennis, informó Cyprus Mail.

El diario local añadió que a ellos les robaron las cenizas de su hijo cuando se fueron a comer a un restaurante: delincuentes se llevaron una mochila que la pareja había dejado en un carro alquilado; en esa maleta estaban los restos del joven.

Ante lo ocurrido, Kinga Bebnarz, madre de Dennis, temió que las cenizas de su hijo fueran a dar a la basura, por lo que acudió a los medios de comunicación y rogó para que le devolvieran los restos de su hijo, señaló BBC.

La cadena de noticias agregó que, inesperadamente, uno de los ladrones llamó llorando a la señora Kinga para disculparse varias veces por lo que hizo e indicarle cómo podía recuperar las cenizas.

El medio también reportó que las autoridades detuvieron a 2 personas, una mujer y un hombre, que estarían relacionadas con el robo. Asimismo, afirmó que la madre de Dennis no está enojada con el ladrón; de hecho, ella piensa que tiene “un buen corazón”.