Esa placa, que también fue robada junto con otras 4, conmemoraba el 6 de junio de 1944, día en que hombres de las fuerzas aliadas desembarcaron en las playas de Normandía (Francia) para contrarrestar el avance de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, informó Metro.

El ladrón la hurtó el pasado 2 de septiembre, 3 meses después de que las autoridades inglesas la desvelaran, y hace poco él mismo la regresó con una carta de disculpa en la que decía que estaba “avergonzado” y “conmocionado” de que hubiera sido “capaz de un acto destructivo”, señaló el diario británico.

Asimismo, según el mismo medio, el hombre señaló que ese día estaba borracho:

“Si bien no quiero usar mi estado de ebriedad como excusa, estoy seguro de que esto es algo que nunca haría. Puedo asegurarles que nunca más volveré a actuar de manera tan irrespetuosa”.

El ladrón añadió que no tenía “nada más que respeto por los veteranos y los sacrificios que han hecho por este país“.

El dinero que este sujeto dejó ahora será usado para comprar nuevas placas y reemplazar las hurtadas. Paul Turner, secretario del Grupo de Veteranos de Bristol y Warmley, le pedirá a la policía que se cierre este caso, concluyó Metro.