El joven aseguró que ni siquiera revisó el contenido de la billetera, en la que había 2.000 euros (7,4 millones de pesos), “varias tarjetas de crédito, una licencia de conducir y documentos de identificación personal”, informó BBC.

El medio agregó que, luego de ser felicitado por su honestidad, Mossan manifestó que no había hecho “nada excepcional” porque simplemente ese dinero no era suyo:

“Se trataba de ser honesto, ya que mi familia me enseñó a serlo”.

Aunque el dueño de la billetera le ofreció una recompensa al bangladesí (no está claro si hubo un monto específico), él la rechazó, indicó la cadena de noticias.

Ahora lo único que espera Mossan es que el propietario de la billetera visite su pequeño local que tiene en Roma “y se convierta en un cliente habitual”, concluyó BBC.