Allí, el joven tomó 3 tragos de un coctel y, de repente, empezó a sentirse mal, como si todo fuera producto de una borrachera. Al día siguiente, se despertó con “fuertes dolores corporales, dificultad para respirar y visión borrosa”, informó Daily Mail.

Bailey se dirigió hasta un centro médico, de donde lo remitieron de urgencias al Hospital Internacional de Bali. Por problemas con el seguro de viaje, además de la barrera del idioma, el joven no pudo recibir el tratamiento necesario contra la intoxicación con metanol (más conocido como alcohol etílico), señaló el diario británico.

Ante esa situación, el inglés se comunicó con Colin Ahearn, de la fundación Lifesaving Initiative Against Methanol (iniciativa salvavidas contra el metanol). Este hombre le indicó a Bailey que debía tomar medio litro de vodka para recuperarse, “ya que el mejor tratamiento para la intoxicación por metanol era el etanol”, indicó el rotativo.

Si bien ingerir trago era lo último que el joven quería, lo hizo para recuperarse: bebió 200 mililitros de vodka ‘fondo blanco’ y luego tomó un trago cada hora. “Fue una de las peores experiencias de mi vida”, manifestó Bailey, según el mismo medio.

Al regresar a su país, el joven se dirigió de inmediato a un hospital, donde los médicos le manifestaron que estaba vivo “de milagro”, recogió Daily Mail.

A través de Facebook, Bailey compartió un video que muestra la facilidad con la que delincuentes adulteran el trago en Indonesia. Eso lo hizo para alertar a otros viajeros. A continuación puede ver la grabación: