Los paramédicos la llevaron al hospital New Victoria, donde la recepcionista le dijo a Susan que no podían atenderla porque tenía más de 65 años, informó Daily Mail.

Frente a esa insólita respuesta, los paramédicos trasladaron a la mujer al Hospital Universitario Queen Elizabeth. Allí tuvo que esperar 4 horas para que la atendieron y le dieran una férula, indicó el diario británico.

Sobre la negativa del New Victoria, Susan manifestó al medio que “los paramédicos estaban tan aturdidos” como ella por la respuesta que le dieron. “Incluso, me dijeron que nunca antes habían oído hablar de alguien que fuera demasiado viejo para el tratamiento“, añadió.

Al final, los jefes de salud tuvieron que pedirle disculpas a la mujer, quien manifestó que nunca había “experimentado algo así”, concluyó el rotativo.