El individuo, que estacionó su Mercedes Benz en medio de la avenida, salió del vehículo con una serpiente en una mano y en la otra tenía un cuchillo.  

Los conductores que circulaban por esa calle tuvieron que detenerse y esquivarlo. Por su parte, los transeúntes salieron corriendo del lugar.

Seguidamente, Chakkapo guarda la serpiente en una bolsa y camina alrededor de su carro, que está decorado con cuadros religiosos.

El descontrolado hombre comienza a gritar y agitar su cuchillo con tal fuerza que se le resbala y cae sobre el asfalto.

Finalmente, Chakkapo es capturado por varios policías cuando estaba pintando la calle con un aerosol. 

De acuerdo con el medio Asia One, la acción del sujeto hace parte de un ritual para salvar al mundo de un desastre.

El mismo medio indicó que Chakkapo será acusado de portar un cuchillo en un lugar público, arrojar basura y bloquear el tráfico.

El portal asiático reveló que el estado mental de Chakkapo será evaluado por especialistas, y el resultado del examen será entregado en los próximos días.