El británico, que prefirió no revelar su identidad, le contó a Hansons Auctioneers —una casa de subastas— que esa ‘tetera’ siempre estuvo con su familia desde que tiene memoria, pero durante los últimos 9 años permaneció guardada en una caja.

El sujeto agregó que, al investigar por internet, se dio cuenta de que tal vez esa porcelana tenía un gran valor, pues en una casa de subastas exhibían un objeto similar que tenía una letra china muy parecida a la de la ‘tetera’.

Gracias a eso, según su relato, fue que el británico decidió consultar con Hansons, cuyos expertos determinaron que en realidad se trataba de una jarra de vino que se fabricó durante la China imperial del siglo XVIII, durante el período Qianlong (1735-1799).

La casa de subastas señaló que el valor de la jarra asciende a 40.000 libras esterlinas (más de 189 millones de pesos); sin embargo, podría llegar a las 100.000 libras (474 millones de pesos).

Sobre cómo esa jarra llegó desde China hasta Inglaterra, el afortunado británico manifestó a Hansons que él y su familia creen que fue gracias a su abuelo, que sirvió en el Lejano Oriente durante la Segunda Guerra Mundial.