El también pastor cristiano terminó con una lanza atravesada en su cabeza. En entrevista con el portal Independent Online, él manifestó que en ese momento sintió como si alguien lo hubiera golpeado.

El hombre le contó al medio que intentó mover la cabeza, pero no pudo, y fue en ese instante que se dio cuenta de lo que le había ocurrido. “Me las arreglé para ponerme de pie y solo pensé en permanecer despierto. Grité para que la gente me ayudara mientras caminaba hacia la orilla”.

De acuerdo con el relato de Connie, otros pescadores llegaron de inmediato y cortaron los extremos de la lanza con una amoladora. En seguida, lo trasladaron a un hospital, donde permaneció en cirugía durante 45 minutos.

El doctor Ciaran Eamon Lalor aseguró al mismo portal que, por fortuna, la lanza no comprometió ninguna parte vital de la cara del paciente y por eso operarlo fue una “tarea fácil”.

A continuación puedes ver una foto de cómo quedó el pastor tras accidentarse: