LaKambria Welch, hermana del prometido, fue la persona que confrontó cara a cara a la propietaria del salón, quien de un momento a otro canceló la reserva del mismo, informó el portal Deep South Voice.

“En primer lugar, no hacemos bodas homosexuales o de raza mixta”, manifestó la dueña, según se ve en un video que grabó LaKambria. La mujer también comentó que su “creencia cristiana” se lo prohibía.

LaKambria replicó y le dijo a la propietaria del establecimiento que ella y su familia también eran cristianos. Además, intentó preguntarle en qué parte de la Biblia se prohibían los matrimonios entre personas con diferente color de piel.

Justo en ese momento, la mujer la interrumpió y expresó lo siguiente:

“No quiero discutir mi fe, simplemente elegimos no hacerlo”.

BBC señaló que la página de Facebook del salón de bodas se cerró este domingo, pero luego fue reactivada con un mensaje de disculpas. Allí, la dueña del local manifestó que desde pequeña le enseñaron que las personas debían quedarse “con su propia raza”. Después, agregó:

“A todos aquellos ofendidos, heridos o que se sintieron condenados por mi declaración, les pido sinceras disculpas por mi ignorancia al no saber la verdad sobre esto. Mi intención nunca fue ser racista, sino mantenerme firme en lo que yo ‘asumí’ que era correcto con respecto al matrimonio”.

Al final, la página volvió a desaparecer.

A continuación puedes ver el video de la dueña del salón diciendo que no permitiría la celebración de matrimonios interraciales.