De acuerdo con Daily Mail, el hombre perdió la razón, se subió a una excavadora y destruyó la camioneta de su jefe, una Range Rover de 80.000 libras esterlinas (unos 330 millones de pesos).

En una grabación, difundida por el medio inglés, se ve cómo el techo y las ventanas del vehículo están gravemente afectadas.

No contento con los daños, el hombre, identificado como Darren Verity, de 52 años, decide destruir después la parte delantera de un camión de carga con la misma excavadora.

En ese momento, unos trabajadores corren hacia Verit y entre todos tratan de alejarlo de los controles de la máquina para que no cause más daños.

Finalmente, el hombre es inmovilizado por sus compañeros y luego fue llevado a un centro de detención, informó el mismo medio.

“Había un peligro real para la vida y la propiedad. Nos complace que no haya sucedido nada más grave”, indicó la empresa constructora al medio británico.