La madre demandada ante la fiscalía general de la Ciudad de México dijo al diario El Universal que su hijo, identificado como Christian Uriel, durante el confinamiento por el coronavirus “no se levantó del sillón”, pedía que toda la comida se la sirvieran ahí y se la pasó todos los días “jugando videojuegos”.

La madre, luego de 6 meses de pandemia, le pidió a su hijo que consiguiera trabajo, pues ya todos los comercios empezaban a reactivarse, para que ayudara con los gastos de la casa. Sin embargo, Christian Uriel se negó y siguió jugando todos los días acostado en el sillón, agrega el mismo medio.

Cansada de esa situación, la mujer le pidió la ayuda a una hermana para echar de casa al treintañero, por lo que lo sacaron corriendo con ‘escobazos’ y baldados de agua fría, lo que “ofendió” a Christian Uriel, indica el rotativo mexicano.

Por ello, decidió interponer la demanda contra su mamá y lo único que pide, tras ser “agredido y hostigado”, es poder regresar a la casa, ubicada en la colonia La Polvorilla, en Iztapalapa.

Mientras tanto, la mujer finalizó en El Universal que hizo lo que hizo porque no quiere que su hijo sea un ‘nini’, como le dicen en México a quienes ni estudian ni trabajan.