El hecho, que fue captado por las cámaras de seguridad del sector, ocurrió el pasado domingo 10 de marzo.

En la grabación se ve cómo el hombre pasó justo antes de que cayeran los ladrillos y se salvara de morir sepultado. 

En ese mismo instante, un carro blanco que pasaba por el lugar tuvo que hacer una maniobra para esquivar los ladrillos y no estrellarse.

De acuerdo con el diario The Sun, una brigada de bomberos llegó al lugar e indicó que nadie resultó herido en el incidente.

El medio británico informó que la cafetería fue cerrada temporalmente por ser un potencial peligro para sus clientes.