Al parecer, el televisor era de alta definición y esto fue lo que probablemente hizo que el gato creyera que el tigre iba a salir de la pantalla.

Como se observa en un video publicado en YouTube, el felino se puso de pie, arqueó su espalda y se erizó por completo. De un momento a otro, desapareció.

Daily Mail compartió la grabación en su cuenta de Instagram y ya cuenta con 10.000 vistas. Varios usuarios se rieron ante la graciosa escena.