Lisianne, la canadiense que le contó la historia al portal Bored Panda, contó que no tenía ni idea que la gata estaba preñada por los días que la ayudó dándole de comer.

La mujer relató que todo comenzó hace un par de meses cuando el felino, llamado Usagi, estaba paseando por el jardín de su casa en busca de comida. Al verla, no dudó en darle algo de alimento.

Con los días, explica el mismo medio, la gata tomó confianza con Lisianne y hasta llegó a jugar con ella, en modo de agradecimiento por la comida que le daba.

En un momento, la canadiense pensó que le estaba dando mucha comida a Usagi, pues la veía cada vez más “gorda”.

La gata se ausentó por unos días y Lisianne ya la estaba extrañando, pues en poco tiempo se encariñó con ella. Cuando volvió, se llevó una gran sorpresa: no volvió sola, regresó acompañada de sus 6 crías recién nacidas.

Por el amor que ya le tenía a Usagi, la canadiense decidió acogerlos y llevarlos a un refugio de animales, donde se descubrió que los cachorros tenían problemas respiratorios y conjuntivitis, detalla Bored Panda.

Luego de recuperarse satisfactoriamente gracias a los tratamientos, Lisianne adoptó oficialmente a la gata y 4 de las 6 crías ya tienen un nuevo hogar, mientras las otras 2 esperan por una familia que las acoja.

En los comentarios de esta publicación de Facebook encontrará más fotos de la gata Usagi y sus hijos: