Ellas se quedaron 48 segundos más del tiempo establecido porque querían tocar el ataúd de su papá por última vez. Ante esa demora, los directores de la funeraria les enviaron una factura por 200 libras esterlinas (810.000 pesos), informó Daily Mail.

Hayley manifestó a ese medio que habría entendido la multa si ella y su hermana se hubieran tardado 5 o 10 minutos más, pero “solo por unos segundos, es mezquino e irrespetuoso”.

“Si van a cronometrar a la gente e imponer multas por pasarse unos segundos, ¿cómo saben de quién es el reloj correcto?”, se preguntó la mujer.

Ella también comentó al mismo rotativo que, en su opinión, los directivos de esa funeraria, identificada como Grimsby Crematorium, deberían “mostrar un poco más de discreción en estos momentos tan tristes”.

Agregó que si bien para ella la multa es “insignificante”, “la falta de compasión y comprensión deja mucho que desear”.

De acuerdo con el diario británico, las hermanas se quejaron ante el Consejo del Noreste de Lincolnshire, y este anunció que revisará el caso “lo antes posible”.