De acuerdo con Supamas, su gato, llamado Ka-Pwong, tenía tiña, una infección contagiosa causada por parásitos similares al moho que viven en las células de la capa externa de la piel.

A pesar de que trataron de curarlo con varios medicamentos, ninguno de ellos funcionabaKa-Pwong no comía y estaba bajo de ánimo, según explicó la joven en su Facebook.

Fue entonces cuando mi madre tuvo la idea de usar la cúrcuma”, explicó la tailandesa y agregó que al inicio solo le aplicaron esa especia sobre el área afectada, pero decidieron cubrir por completo el cuerpo del animal para prevenir futuras infecciones.

Cuando Thammapa intentó lavar el distintivo amarillo de la cúrcuma sobre el pelaje del gato, se dio cuenta de que se había impregnado completamente y que no quitaba por más que lo intentara. Tanto así que se rindió y decidió, por el contrario, tomar ventaja de la jocosa situación publicando varias fotos de Ka-Pwong en su Facebook.

La fotos se viralizaron rápidamente y la joven recibió cientos de comentarios, de los cuales la mayoría apuntaban a que Ka-Pwong había quedado parecido a Pikachu, el personaje de la popular serie japonesa Pokemón.

“Mi gato puede que ni siquiera sepa que se volvió amarillo. Pero ahora está alegre y come mucho, como siempre”, finalizó la tailandesa, quien aseguró que el remedio casero “redujo la picazón” y que el felino “ya no se lame el área de la infección”.

A continuación, algunas de las fotos que Thammapa Supamas publicó de su gato amarillo en Facebook: