Mañana era nuestra boda, un año preparándola y mucho tiempo soñándola. Hoy hemos tomado la decisión más dolorosa de nuestra vida. Con todo preparado y decorado, cocinas, flores y producto ya en el espacio hemos tenido que cancelarla”, escribió Díaz en la cuenta de Instagram de su empresa Frida Kiwi.

“Todos sabéis lo que cuesta hacer una boda, en tiempo, esfuerzo y dinero. No os vamos a engañar, estamos muy tristes pero mañana Daniel y yo seguimos cumpliendo 11 años uno al lado del otro y lo celebraremos en nuestra casa, con nuestra perra y queriéndonos infinito“, agregó la española.

Sin embargo y a pesar de esa tristeza, ella y su prometido decidieron casarse en el balcón de su casa.  En un video publicado en la misma cuenta de Instagram se ve el momento en que los vecinos de esta pareja, por sus balcones o ventanas, celebran el matrimonio, en medio del aislamiento preventivo por el COVID-19.

“Es una de las wedding planner más solicitadas del país y jamás llegó a imaginarse que justo el día en el que ella tenía que protagonizar su ‘sí, quiero’, justo ese día, se iba a decretar el estado de alarma en todo el país”, publica La Voz de Galicia.

La decisión de cancelar la gran boda la tomaron el pasado viernes y según le contó Alba Díaz a ese diario, la invadieron muchos sentimientos como rabia, impotencia y tristeza profunda.

Daniel le propuso casarse por la ventana y a pesar de que Alba no tenía muchos ánimos, se decidió cuando vio que todos sus amigos y familiares empezaron a enviarles fotos vestidos de traje, como si fueran a asistir a la boda.

Ahí lo decidimos. Solo conocíamos a la vecina de enfrente y le pedimos que nos grabara. El resto fueron todos espontáneos. Yo ni siquiera tenía el vestido aquí y mi novio tampoco tenía el traje. Me puse la bata que yo misma me había hecho para cambiarme el día de la boda“, agregó la planeadora de bodas al mismo rotativo.

Luego, como se ve en el video, un vecino ofició el casamiento y los demás presentes celebraron el amor, aplaudiendo y felicitándolos.

España es uno de los países más afectados por este coronavirus con casi 18.000 contagiados, de los cuales 830 han fallecido.

View this post on Instagram

Mañana era nuestra boda, un año preparándola y mucho tiempo soñándola. Hoy hemos tomado la decisión más dolorosa de nuestra vida. Con todo preparado y decorado, cocinas, flores y producto ya en el espacio hemos tenido que cancelarla. Hace 15 días empezábamos el montaje muy emocionados sin pensar en ningún momento que esto acabaría de este modo, sin duda el montaje más espectacular que hemos hecho jamás. En las últimas 24 horas más surrealistas de nuestro pequeño mundo no nos hemos podido sentir más arropados, estamos tremendamente agradecidos, en primer lugar con nuestras familias que se han dejado los cuernos por ayudarnos. Con los proveedores y amigos que hemos elegido, que nos han demostrado su apoyo y lealtad a cada momento, llegando a hacer un trabajo impecable. A nuestros amigos, embarcados con nosotros en cada decisión. Todos sabéis lo que cuesta hacer una boda, en tiempo, esfuerzo y dinero. No os vamos a engañar, estamos muy tristes pero mañana Danielo y yo seguimos cumpliendo 11 años uno al lado del otro y lo celebraremos en nuestra casa, con nuestra perra y queriéndonos infinito. Os hemos sentido con nosotros a todos, a los proveedores que participabais en nuestra boda e incluso a los que no, demostrándonos mucho cariño y respeto. Gracias a María y a Lolin por demostrarnos las personas increíbles que son. Estamos muy desbordados pero muy agradecidos, gracias, de corazón ❤️

A post shared by Frida Kiwi (@frida_kiwi) on