La pareja dejó una propina de 1.900 dólares en efectivo en el restaurante, identificado como Irma’s Southwest, y transfirió otros 7.500 dólares a través de la tarjeta de crédito, informó CNN.

El medio agregó que los esposos, cuya cuenta había sido de 90,12 dólares (373.000 pesos), también dejaron una nota en la factura que decía lo siguiente:

“Esta propina es para que les paguen a los muchachos en las próximas semanas”.

“No lo esperábamos, para ser sincero. Dejaron una propina para todo el personal de cocina y de servicio, lo cual es inesperado”, manifestó a la cadena de noticias Louis Galvan, dueño del establecimiento.

El propietario añadió que el dinero se dividirá  por igual entre sus 30 empleados, por lo que a cada uno le tocará unos 313 dólares (más de 1’200.000 pesos).

“Los empleados se sorprendieron de que un cliente se preocupara lo suficiente por ellos como para dejar esa cantidad de dinero y ayudarlos a superar este momento difícil”, aseguró el empresario.

Asimismo, indicó que en esta época de emergencia sanitaria él y sus empleados ni siquiera están preocupados por la rentabilidad, pues están “en modo supervivencia”.

Por ahora, el restaurante seguirá funcionando solo con pedidos para llevar y domicilios, según se decretó en Houston, concluyó CNN.