Debido al fuerte olor que se desprendía de ese paquete, los empleados pensaron que se trataba de un gas tóxico, por lo que la policía, los bomberos y los servicios de emergencia se trasladaron hasta el edificio, informó CNN.

De acuerdo con la cadena de noticias, 12 trabajadores experimentaron náuseas, y 6 de ellos fueron trasladados a un hospital “como medida de precaución”.

En medio del pánico, las autoridades abrieron el paquete, solo para descubrir que se trataba de 4 frutas durian, cuyo olor suele compararse con el de la comida podrida y el de unas medias sucias, indicó la cadena de noticias.

The Guardian reportó que las frutas llegaron al edificio después de que un ciudadano de Schweinfurt las empacara para enviárselas a un amigo que tiene en Nuremberg; al final, este hombre recibió el paquete.

El diario británico añadió que el durian es una fruta de Asia que “está prohibida en muchos hoteles y en el transporte público” de ese continente debido a su fuerte e incómodo olor.

El medio también recordó que no es la primera vez que se presenta una evacuación por culpa del durian: hace un año, por ejemplo, 550 personas abandonaron una biblioteca de Canberra (Australia) debido a su olor, que fue confundido con gas metano.