Al salir de su casa para ver que estaba ocurriendo, la mujer se llevó una aterradora sorpresa: había en su patio un gran cráter, que no paraba de crecer y lanzar lodo al aire, informó el medio local RNZ News. 

“Cuando llegó la mañana se había convertido en un enorme géiser de barro, así que fue algo espectacular, pero diferente y un poco aterrador”, contó la mujer al medio neozelandés.

Agregó que a medida que pasaba el tiempo, se hizo “tremendamente” grande.

“Justo cuando el tiempo pasó, como una hora o cada media hora, se convirtió en algo realmente espectacular. Había barro volando a unos 10 metros en el aire”, indicó Gedye al mismo medio.

De acuerdo con RNZ News, las autoridades le recomendaron a Gedye que desalojara la casa porque encontraron que en la cocina posiblemente se formaría otro cráter y hundiría la vivienda.

La mujer hizo caso de las recomendaciones de las autoridades y se mudó a la casa de su padre para evitar una tragedia.