De acuerdo con el diario Indonesia Expat, el joven enfermero reconoció que se quitó todo su equipo de protección para mantener relaciones sexuales con otro hombre, diagnosticado con COVID-19, luego de que concretaron una cita en uno de los baños del hospital.

“Es cierto que ha habido un incidente de una relación entre personas del mismo sexo, entre un trabajador de la salud y un paciente de COVID-19, en el Hospital de Emergencias Wisma Atlet. El enfermero debe seguir un proceso legal”, dijo Asep Gunawan de la Asociación Nacional de Enfermeros, citado por el mismo medio.

Aunque el suceso pudo haber pasado desapercibido y nadie supo en el momento, todo salió a la luz porque el paciente se jactó de que había tenido sexo con el enfermero en redes sociales.

Además de publicar una foto del equipo de protección del profesional de la salud en el suelo, también subió capturas de pantalla de la conversación que tuvieron por WhatsApp antes de su encuentro. Allí hablaron desde lubricantes hasta del tamaño de los genitales del enfermero, señala Indonesia Expat.

Aunque el paciente cerró sus redes sociales unas horas más tarde, no pudo evitar que sus publicaciones se viralizaran en Twitter.

Los 2 sujetos reconocieron ante las autoridades que tuvieron sexo en el baño del hospital especializado para tratar pacientes de COVID-19 y por ello están bajo custodia policial, informó el teniente coronel Arh Herwin, jefe de información del Comando Militar Regional, agrega el diario The Sun.

“Este caso ha sido transferido a la policía central de Yakarta. Nos hemos asegurado de que el sanitario colabore como testigo… Mientras tanto, el paciente continúa en aislamiento”, indicó Herwin a medios locales en rueda de prensa.

El teniente coronel explicó que se les practicaron pruebas PCR de coronavirus a los protagonistas de la historia. El enfermero salió negativo y el paciente, según los resultados, todavía tiene el virus.

“Debido a las condiciones y las reglas del protocolo de salud, el enfermero ha estado en contacto con un paciente con COVID-19, por lo que está en aislamiento durante algún tiempo”, detalló Arh Herwin.

Los funcionarios de Indonesia confirmaron que los 2 podrían enfrentar un proceso penal a pesar de que la publicación en redes en sí misma no era pornográfica. Si son declarados culpables, podrían pagar hasta 10 años de cárcel cada uno, finaliza The Sun.