Bobby Lindamood, dueño de JR’s Demolition (empresa encargada de la demolición), aseguró en un comunicado conocido por Fox 6 que sus trabajadores se confundieron al ver que la casa estaba vacía, que no había ningún número que la identificara y que la entrada principal estaba cubierta de escombros.

De acuerdo con la misiva, los trabajadores también se dieron cuenta de que la vivienda no tenía tuberías, electricidad, ni medidor de gas, por lo que ellos procedieron a demoler la vivienda.

WAVE 3 News indicó que Zach Basich es el dueño de la casa que se demolió por error: él la adquirió en 2019, luego de que la propietaria original se la cediera, poco antes de morir.

En diálogo con ese medio, Basich manifestó que tenía planes de renovarla y que ahora buscará una compensación por parte de JR’s Demolition, la cual ya se comunicó con el hombre para llegar a un acuerdo.

David Walkington, un vecino de la zona, aseguró en una entrevista citada por WAVE 3 que, antes de fallecer, la dueña original de la casa le pidió estar pendiente de que no demolieran su vivienda.

“La casa no solo se conservaba porque era muy bonita, sino también porque era especial”, añadió el hombre.