El hombre, no tenía conocimientos financieros, creyó que harían “depósitos a plazo fijo sin riesgo, pero en lugar de eso contrató productos tóxicos de alto riesgo” informó El Mundo.

Guerrero, quien es albañil de profesión no supo de la pérdida de su dinero sino hasta en el 2009, cuando debía someterse a una cirugía de rodilla: ese año quiso retirar 30.000 euros (109 millones de pesos) para hacerle la cirugía, pero el banco le dijo que no tenía nada, indicó el diario español.

El mismo periódico agregó que desde esa época el hombre está en una pelea judicial con el banco para que lo compense “por daños y perjuicios”.

De acuerdo con el medio, la justicia ya la dio la razón a Guerrero en dos oportunidades y por eso obligó al banco a que le pagara 2,4 millones de euros a la víctima. Sin embargo, según El Mundo, ese dinero ya se esfumó porque, a causa del fondo, el hombre quedó endeudado.

Guerrero se presentará el próximo 5 de marzo a una audiencia en la que reclamará 2 millones de euros por parte del banco, concluyó el diario.