Sin embargo, el dueño del local no se deja intimidar y, en una rápida maniobra, le quita el arma al ladrón y se la da a un compañero que está cerca de él.

Al verse desarmado, el delincuente intenta huir pero las puertas de la tienda están cerradas y se queda atrapado.

En ese momento, el dueño de la joyería lo arrincona y lo arroja al piso al mejor estilo de un karateka profesional.

En la descripción del video no se especifica el lugar de los hechos ni cuándo ocurrió el intento de robo.

La grabación fue compartida en Twitter y ya tiene más de 37.000 reproducciones en la red social.