En declaraciones al canal WPXI, la mujer, que pidió no ser identificada, aseguró que un día encontró una manta en el suelo, y que la tapa del inodoro estaba levantada sin razón.  

“Sabía que esa manta no había estado allí antes”, aseguró al medio estadounidense.

Agregó que este sábado estaba en la cocina y volvió a escuchar los ruidos extraños, por lo que decidió indagar más a fondo y fue ahí donde descubrió a su expareja, identificada como Cary Cocuzzi, de 31 años, en su dormitorio.

De acuerdo con ella, Cocuzzi la alcanzó a agarrar de la cara, pero alcanzó a zafarse y huir de su casa.

Finalmente, los vecinos se percataron de lo sucedido, llamaron a la policía y el sujeto fue arrestado a los pocos minutos.  

“Siento que esto me va a afectar por el resto de mi vida. Tuve una intuición al respecto, pero la ignoré. Yo debí haber confiado en mis instintos porque tenía razón”, afirmó al mismo medio.

Según The Washington Post, Cocuzzi tenía una orden de restricción y ahora será acusado de robo y acoso.