‘Youtubers’ en todo el mundo han aprovechado esa coyuntura para viajar a ese país y tomarse fotos en varios de los lugares afectados, como por ejemplo Prípiat, una ciudad que quedó inhabitable debido a la concentración de elementos radioactivos. Estos, según El País de España, no desaparecerán sino “hasta dentro de 24.000 años”.

El diario indicó que, justamente por el peligro que representa para la salud, los visitantes necesitan un permiso especial para estar allí. Asimismo, deben usar máscaras y trajes especiales para protegerse, y llevar dosímetros para medir la radiación (esto se incluye en el tour que se ofrece para los turistas).

A pesar de la advertencia anterior, varios ‘youtubers’ han posado para sus fotos sin la protección necesaria. Hay algunos que, incluso, lo han hecho casi sin ropa, quedando expuestos a la radiación.

Hay otros llamados influenciadores que han posado con animales y tocando las estructuras que sobreviven en la zona de la tragedia. De hecho, también ha habido quienes han captado imágenes que, lejos de servir de homenaje a las víctimas o de retratar la catástrofe, representan una burla al dolor que se respira en el lugar.

“El hecho de que esto haya pasado en otro país y hace ya cierto tiempo no justifica este tipo de comportamientos”, sostiene Javier Santaolalla, un ‘youtuber’ que habla sobre física de una manera atractiva.

Esa afirmación la hizo hace poco en un video donde critica “la estúpida moda de visitar Chernóbil”. Allí, Santaolalla aseguró que sabe de jóvenes que han buscado “juguetes de niños muertos para hacerse una foto con ellos”.

Para él, esas personas solo hacen un “espectáculo del terror, de la desgracia ajena y de la angustia” que vivieron miles de personas en “ese escenario tan macabro, tan trágico”.

Aunque varios ‘youtubers’ han borrado sus fotos en Chernóbil a raíz de las críticas que han recibido, estas aún permanecen en la red gracias a las capturas de pantalla de internautas indignados. Otros, por su parte, las han mantenido en Instagram.

Estas son algunas fotos:

View this post on Instagram

Прип‘ять. Наймолодше місто Радянського Союзу. Місто-мрія. Два роки роботи – і в тебе квартира в новобудові. Не у якійсь там хрущовці, а сучасна, з заскленим балконом! А поряд річка, великий магазин, схожий на західні супермаркети, будинок культури, ресторани, кінотеатр, басейн, а для дітей – велика школа та дитсадок… До того ж зарплати хороші, а ще можна путівку в санаторій отримати, бо ти ж на атомній станції працюєш, а це почесно! Але… Трохи брехні + одна помилка – і ця казка лишилася десь в минулому. Нині там, де раніше ступали люди, – господарює природа. Прип‘ять перетворилася з казки в жах, а Чорнобиль став вироком тоталітарному режиму.

A post shared by Khrystyna Bubniuk (@khrystyna.bubniuk) on