Walker se enteró que su esposa había ido a una taberna del centro de la ciudad luego de que la policía lo llamara, a la una de la mañana del pasado domingo, para avisarle, reportó CNN.

En un comunicado, el alcalde contó cómo reaccionó en ese momento:

“Le indiqué al jefe de policía que la tratara como lo haría con cualquier ciudadano que viole la orden de quedarse en casa, y que se asegurara de que no recibiera un trato especial”.

El gobernante añadió que su esposa “es una persona adulta, capaz de tomar sus propias decisiones” y que en este caso “exhibió una sorprendente falta de juicio”.

Walker también manifestó sentirse “avergonzado” por lo sucedido y les ofreció disculpas a todos los ciudadanos de Alton “por cualquier vergüenza que este incidente pueda causarle a la ciudad”.

De acuerdo con NBC News, los oficiales “emitieron denuncias penales por delitos menores de conducta imprudente” contra todas las personas que estaban en la taberna, incluida la esposa del alcalde.

“Si los miembros de nuestra comunidad no se protegen entre sí y son tan descarados como para reunirse en lugares públicos, nos veremos obligados a tomar medidas como lo hicimos este fin de semana, sin dudarlo”, dijo el jefe de policía Jason Simmons en un comunicado conocido por la cadena de noticias.