Musk, que ha mostrado su interés por disminuir el estrés generado por el tráfico en Los Ángeles, ahora trata de resolver el problema a través de un prototipo de automóvil bajo tierra.

Con una velocidad que podría alcanzar los 150 mph, el empresario y su empresa The Boring Company mostraron cómo se lleva a cabo este proyecto que hasta el momento ha tenido un gasto de 40 millones de dólares, los cuales ha sacado él de su propio bolsillo.

Se habla de un túnel de 1,14 millas que con luces de neón y una infraestructura bastante moderna busca vender una idea que probablemente daría fin a los problemas de tránsito. Una de las grandes ventajas de este invento sería evitar divisiones entre diferentes comunidades, algo que no se logra en las autopistas actuales.

El artículo continúa abajo

La idea también es construir los túneles de forma barata y ágil.

Según Los Ángeles Times, a pesar de que en la muestra del pasado martes se evidenciaron dificultades, para Musk fue un hecho “épico”. Además, el carro Model X, de Tesla, fue parte de la demostración al hacer referencia al ensamblaje que existiría entre las ruedas horizontales y las delanteras.