El diseño del ventilador tiene varios componentes de sus automóviles, incluyendo la pantalla de información y entretenimiento del Model 3, también el ordenador, así como una parte utilizada en el sistema de suspensión del Model S. Se presume que el uso de estos dispositivos acelerarían la construcción de los respiradores, según The Verge. 

“Queremos usar piezas que conocemos realmente bien, conocemos la confiabilidad y están disponibles en volumen”, explica uno de los ingenieros de Tesla, según The Verge. 

Tesla es uno de los fabricantes de automóviles estadounidenses que prometieron apoyar la lucha frente al coronavirus. Ford, por su parte, está trabajando con GE para expandir la producción de respiradores al mismo tiempo que utiliza sus propios recursos para construir caretas, según TechCrunch.