El gigante de Corea del Sur trabaja en teléfonos inteligentes con diseños poco convencionales, en los últimos años ha propuesto celulares plegables y transparentes, pero en esta ocasión ha decidido ir un poco más allá con un dispositivo enrollable.

Samsung presentó en 2019 una patente ante la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI)  un dispositivo electrónico que comprende una pantalla flexible con un área de visualización expandible, creando un área de pantalla extra grande.

La firma coreana busca crear soluciones tecnológicas que le permitan al usuario tener una superficie de visualización mayor, pero al mismo tiempo pueda operar el teléfono inteligente con una mano. La llegada de este dispositivo parece ofrecer una solución.

Aunque a primera vista el boceto muestra los bordes inferiores y superiores del móvil un poco más anchos de lo que se acostumbra, el diseño final puede ser modificado, puesto que la patente presentada se enfoca más en el mecanismo que en el diseño, explicó el medio LestGoDigital.

La pantalla extraíble estará en la carcasa para evitar posibles daños externos, su mecanismo deslizante se puede implementar de forma manual, semiautomática o automática, confirmó el mismo medio.

Una vez desplegada y enrollada la pantalla se puede llevar en la muñeca si el usuario lo desea, con el fin de operar el teléfono con una mano. Para evitar la caída del dispositivo, la firma colocó un imán en cada extremo para que se atraigan entre sí cada que se enrolle el smartphone y tenga un buen agarre en la muñeca.

Para desarrollar un modelo como el que Samsung planea, es necesario pensar en los componentes de hardware que necesitan ser flexibles, gran parte de esta tecnología como la batería, antena y placa  de circuito ya existe. Sin embargo, la compañía debe tener presente la comodidad y el peso del dispositivo al usarlo, son puntos relevantes para los usuarios al momento de comprarlo.