Abzalbek dejó su teléfono cargando al lado de la almohada para escuchar música cómodamente mientras dormía, pero nunca esperó que esos fueran sus últimos momentos de vida.  Unas horas después, el dispositivo explotó al lado suyo debido a una sobrecarga, describe el portal Mirror.

En la mañana, sus padres la encontraron con graves heridas, incluso tenía llamas alrededor. Los forenses indicaron que el móvil había explotado en la madrugada causándole heridas mortales en la cabeza, de acuerdo con el mismo medio.

Los paramédicos llegaron rápidamente cuando los padres devastados hicieron una llamada pidiendo ayuda. Sin embargo, la menor ya había muerto hace unas horas; su defunción fue catalogada como un ‘trágico accidente’, según FayerWayer.

“Hemos estado juntos desde la infancia. Es muy difícil para mí estar sin ti. Te extraño tanto”, mencionó el mejor amigo de la víctima.

Aunque todavía no se ha revelado la marca del dispositivo, la mejor decisión que pueden tomar los usuarios es dejar sus teléfonos lejos del lugar donde duermen. También, es recomendable cargar los móviles solamente durante el tiempo necesario para evitar incidentes, informó el mismo medio.