El elemento de protección FFP3 fue elaborado por la empresa italiana Narvalo y filtra hasta el 99,9 % de virus, bacterias, polvo y malos olores gracias a una capa de carbón activado, indica la compañía en su sitio web.

El tapabocas se conecta a una aplicación móvil especial que monitorea al usuario y al entorno que lo rodea. La ‘app’ se puede descargar en Google Play Store y en App Store, afirmó Narvalo.

En cuanto a la duración del filtro, la empresa recomienda usarlo por 100 horas, aproximadamente, en un entorno urbano para que se mantengan los estándares de calidad. En el campo industrial la duración es menor porque el filtro se satura mucho más rápido.

Además, la mascarilla se puede lavar en cualquier momento porque es reutilizable y no hay un límite en su uso.

Según iPadizate, la compañía vendió toda su primera tanda de producción horas después de que se hiciera el lanzamiento oficial y volverán a estar disponibles en septiembre.

Quienes quieran adquirir una mascarilla la pueden comprar en la página web de la empresa y esperar dos meses más para tenerla. Cada tapabocas tiene un valor de 89 euros (alrededor de 385.000 pesos) y hay seis colores para elegir.