El joven magnate les dijo a sus trabajadores que era reacio a ceder ante las amenazas recientes, que se han manifestado con la cancelación de las campañas publicitarias en la red social, según aseguró The Information.

También expresó que este boicot es más un problema de reputación que económico y señaló que los grandes anunciantes que participan en el boicot representan una pequeña porción de los ingresos totales de Facebook.

“No vamos a cambiar nuestras políticas o enfoques sobre nada debido a una amenaza para un pequeño porcentaje de nuestros ingresos, o para cualquier porcentaje de nuestros ingresos “, expresó Zuckerberg, citado por el mismo medio.

Esto ocurre ya que desde el mes pasado, un grupo de organizaciones de derechos civiles que incluyen a la Anti-Defamation League, la NAACP y Color of Change hicieron un llamado a los anunciantes a que pongan en pausa el odio y dejaran de anunciarse en Facebook, explicó Cnet.

Lo que ocasionó que grandes marcas retiraran su publicidad de Facebook, al parecer, apoyando al movimiento ‘Stop Hate for Profit’ que hizo la solicitud a varias empresas de detener las inversiones de publicidad en redes durante julio de este año.

Un portavoz de Facebook le indicó a Pulzo que el objetivo de la compañía es mantener la comunidad a salvo, que entienden que las personas no quieren ver contenido de odio y ellos tampoco. 

“Estamos concentrados en combatir el discurso de odio y por ello invertimos miles de millones de dólares anuales en recursos humanos y tecnología.  

También dijo que triplicaron el equipo de seguridad hasta llegar a las 35 mil personas, incluyendo equipos que revisan reportes de discursos de odio 24 horas al día, los siete días de la semana. 

Incluso, informó que ahora utilizan tecnología con inteligencia artificial para eliminar contenido de odio a gran escala.