Aunque los avances en el desarrollo de dispositivos móviles  son notables y cada vez los hacen más seguros, hay cosas que ninguna persona debería hacer, como dormir con el celular bajo la almohada y, peor aún, hacerlo si está enchufado. 

Así lo resaltó el portal especializado Andro4all, que hace énfasis en que los ‘smartphones’ necesitan estar en lugares donde haya oxígeno para evitar sobrecalentarse. 

De hecho, en horas nocturnas (cuando más se acostumbra cargar los celulares) lo recomendable es evitar “ahogar” el celular. Así, el dispositivo no sufrirá daños derivados de alcanzar temperaturas no deseadas.

Pero el riesgo no solo está en el celular como tal. Un corto circuito mientras se duerme con el celular enchufado y bajo la almohada podría, incluso, terminar con la vida de una persona o causarle serias lesiones como quemaduras en el rostro.

El mencionado medio recomienda utilizar dispositivos de carga confiables que brinden garantías de seguridad y calidad. Lo mejor es siempre tener cargadores y cables originales.

Otra recomendación útil es no dejar los dispositivos cargando junto a objetos que puedan incendiarse fácilmente, tales como papel o telas.